Un tal Wáshington

El curandero del amor (MilenaPergamino, 2017), una lectura más que necesaria para este verano apocalíptico neoliberal. Wáshington Cucurto dice que lo suyo es el “realismo atolondrado”. ¿Por qué? ¿Por las puteadas? ¿Por la prosa desprolija? ¿Por el psicologismo delirante? ¿Por el nihilismo político? ¿Por el uso novedoso de lo autorreferencial? Quilosá, pero todo eso anda por ahí. Un libro que no se puede leer de punta a punta por su crudeza. Abruma.
Sigue leyendo

Anuncios